Recetas de natillas

Cómo hacer natillas caseras

Natillas de vainilla

Las natillas pueden tener un toque de sabor con la especia que le añadas. Por ejemplo, se suele servir con canela molida por encima, que le aporta un sabor muy especial. Pero en este caso, he querido dar protagonismo a la vainilla, un ingrediente muy querido y preciado en la repostería.

Si por un error o mala suerte, se empiezan a formar grumos en tus natillas, lo puedes batir con la batidora eléctrica o pasarlo por un colador o una malla fina. El problema de la batidora es que incorpora mucho aire a la mezcla, y luego cuando enfría, se ven los agujeros de las burbujitas. No afecta al sabor, pero si al aspecto exterior.

Natillas de vainilla

Lo mejor de las natillas, es que se pueden comer tal cual, o verterlas sobre fruta, bizcochos, budín de pan, galletas, etc.

Preparación: 10 minutos

Cocción: 15 minutos

Tiempo total: 25 minutos

Ingredientes para 8 porciones individuales:

  • 1 litro de leche entera
  • 8 yemas de huevo L
  • 140 g de azúcar vainillado
  • 3 cucharadas soperas de Maicena (harina de maíz)
  • 3 cucharadas soperas de harina de trigo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Método de elaboración:

Paso 1. Empezamos calentando la leche en una cazuela a fuego fuerte, justo hasta que llegue a hervir (con cuidado de que no se salga), y en ese mismo momento, lo retiramos del fuego.

Paso 2. En un recipiente, juntamos las yemas de huevo, el azúcar vainillado, la harina de maíz y la harina de trigo, y el extracto de vainilla. Con una batidor de varillas, lo removemos todo hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Paso 3. Añadimos lentamente un poco de leche caliente en la mezcla de huevo, y continuamos batiendo todo, sin parar, para que no salgan grumos.

Paso 4. Incorporamos la mezcla a la cazuela con la leche caliente, y empezamos a calentarlo a fuego lento, sin parar de remover, durante unos 8-10 minutos, hasta que veamos que la mezcla empieza a espesar ligeramente. No hay que sobrecocer las natillas ya que sino tendrán mucho sabor a yema de huevo. Simplemente hay que dejar que el calor residual haga espesar poco a poco las natillas.

Paso 5. Vertemos las natillas en varios recipientes individuales y los introducimos en el frigorífico para que enfríen hasta que se sirvan. A la hora de servirlas, podemos decorarlas con unas vainas de vainilla por encima.