Recetas de natillas

Cómo hacer natillas caseras

Natillas de mandarina

Cuando hablamos de natillas solemos pensar en las clásicas natillas de vainilla, chocolate o las tradicionales natillas de huevo, pero hay muchas otras formas de prepararlas y de darles un sabor muy especial, como por ejemplo la que os traemos en esta entrada.

Se trata de unas natillas de mandarina, con la base de las natillas tradicionales pero agregándole esta fruta que le aporta un toque de frescura que seguramente no habíais probado anteriormente.

Natillas de mandarina

Se trata de unas natillas muy fáciles de hacer y con un sabor único, son muy asequibles y quien las prueba… acaba repitiendo.

Para su elaboración necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • Medio litro de leche (mejor si es entera)
  • 4 yemas de huevo.
  • 1 mandarina.
  • 4 cucharadas de azúcar blanquilla.
  • Una cucharadita de maicena.
  • Una rama de canela.

Modo de elaboración

Comenzaremos poniendo las yemas de huevo en un bol y las batimos junto el azúcar hasta conseguir una mezcla blanquecina. Para que nos sea más fácil podemos utilizar las varillas de la batidora a velocidad media-baja, con lo que acabaremos antes que haciéndolo de manera manual.

Continuaremos añadiéndole la leche y lo removemos bien todo para que todos los ingredientes se mezclen correctamente. Una vez mezclados añadiremos la cucharada de maicena y lo batiremos, evitando que queden grumos.

Para evitarlo podemos tamizar la maicena con un colador y lo batiremos con las varillas de la batidora.

Por otro lado pelaremos la mandarina y echaremos la piel a la mezcla junto a la rama de canela y lo mezclaremos con una lengua pastelera para no romper ni la piel de la mandarina ni la rama de canela.

Cuando todo esté ligado verteremos la mezcla en un cazo y la haremos, pero en lugar de ponerla directamente sobre el fuego la pondremos al baño maría durante unos 15 minutos.

Una vez acabado el tiempo retiraremos la rama de canela y la piel de la mandarina y verteremos la mezcla en los recipientes, los dejaremos enfriar y meteremos en la nevera durante tres o cuatro horas.

A la hora de servir podemos acompañarlas con un poco de canela, trozos de galleta, barquillos o incluso el gajo de una mandarina.

Consejos

Si queremos un sabor más intenso a mandarina, antes de meterla en las natillas, podemos pinchar con un tenedor la piel de la mandarina, lo que hará que suelte más sabor y nos permita saborear unas natillas totalmente diferentes.